Análisis, Con los ojos abiertos

El foro de expertos

el foro de expertos

Está compuesto por personas de tu total confianza, capaces de aportarte conciencia ante cualquier problema para que crezcas, desde la asertividad y huyendo de la adulación

Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza. No es que necesitemos en el sentido del apego y la dependencia a otras personas, pero sí que es cierto que lo compartido, como bien es sabido, siempre luce más y se disfruta de un modo diferente.

En nuestra vida vamos a tener amigos de muchos tipos diferentes. Algunos se irán y otros llegarán en las distintas fases de nuestra vida,  porque a veces andaremos sendas diferentes, dejaremos de compartir gustos o habrá pequeños encontronazos que nos distanciarán; y, por el contrario, llegarán otros con aficiones comunes, hobbies similares y valores y planteamientos de vida que nos harán sentir cómodos.

Igualmente, debemos saber qué posición ocupa cada amigo en nuestra vida, porque algunos serán para los planes de ocio y tiempo libre, para tomar cafés de esos cargados de confesiones; tendremos los de toda la vida que nos han conocido en todas nuestras fases; los del instituto, la universidad o el trabajo, los que hemos conocido a través de nuestras parejas y se han quedado en nuestra cartera de amigos y, por último, con los que podemos ser 100% nosotros y confiarles nuestros mayores secretos en cualquier situación. Esto es lo que llamamos el ‘foro de expertos’. Se trata de personas que hemos elegido a lo largo del camino como casi imprescindibles en nuestra vida por todo lo que nos aportan en todos nuestros momentos, ya sean buenos o malos, y porque aunque se suele decir que ‘nunca hay que poner la mano en el fuego por nadie’, aquí la pondríamos sin que nos importe si nos quemamos.

El ‘foro de expertos’ está compuesto por esos amigos más íntimos, más reales, más afines. No suele ser un foro muy numeroso, pero eso no importa; tan solo el poder confiar plenamente y sin miedo a verbalizar nuestros mayores temores y pensamientos.  Su papel es fundamental por un principal motivo: nos conocen tan bien que son capaces de ayudarnos a mejorar y también a detectar cuándo nos equivocamos. Estarán ahí en los momentos más cruciales de nuestra vida y su papel será importantísimo para aportarnos calma, y también conciencia para detectar cuándo nuestras acciones no son del todo correctas o coherentes con nuestra forma de ser; cuándo nos hemos dejado llevar por los impulsos. Lo importante es que haya personas que nos digan las cosas como las piensan, con asertividad y tacto, aunque no nos guste oírlo, porque su meta será vernos crecer y vernos felices.

Si un amigo sea capaz de escucharte sin juzgarte y darte su opinión desde el respeto y la asertividad y esto te molesta, es muy probable que esa justo lo que necesitas en este foro. Si lo meditas con calma, podrás ver que probablemente lleva mucha razón en lo que dice y por eso te molestó, por lo que no dudará en ayudarte a crecer desde la honestidad y la sinceridad. Eso es justo lo que necesitas.

El coro adulador

A la hora de elegir los miembros de nuestro ‘foro de expertos’, hay una regla básica: un foro de expertos debe tener personalidades variadas y todas ser de nuestra confianza. De nada nos vale que nuestros elegidos tengan un papel adulador, o de ‘palmeros’ comúnmente conocidos; que nunca puedan hacernos una crítica ni ser sinceros, porque entonces ni podremos avanzar en los retos de nuestra vida ni estaremos mostrándonos tal y como somos. Porque nadie brilla los 365 días al año y en los momentos más oscuros son los que nos escuchan, los que están ahí.

Muchas personas tienden a elegir en su entorno personas a las que poder mostrar solo una parte, que le den la razón y así evitar tener los verdugos (aunque sean pacíficos), cerca. Cada uno podrá elegir quién está en su círculo de confianza, pero el ‘foro de expertos’ supone una ayuda en las catarsis para poder seguir nuestro camino actuando de forma noble y reconociendo nuestros posibles errores para avanzar.

Para huir de un ‘foro de expertos’ de adulación, lo ideal es seleccionar personalidades muy distintas entre sí, que incluso hayan vivido experiencias totalmente opuestas. Muchas personas consideran que solo pueden rodearse de personas con sus mismas inquietudes y aficiones, pero se estarán perdiendo grandes personas que, sin compartir sus afinidades, tendrán una gran calidad humana y mucho que aportar a sus vidas. El tener personas diferentes hará que tengas también diferentes puntos de vista, rompiendo el sesgo adulador y ayudándote a crecer ante cada nuevo reto.

Lo importante es que estas personas sepan cómo sientes y qué te calma. Podrás contar tu visión de una situación que has vivido y ellos serán capaces de ver más allá, conociendo tu personalidad y viendo dónde puedes haberte comportado de una forma que no es coherente contigo para que reflexiones y recapacites.

Seleccionar bien a los miembros es importantísimo, porque compartirás tus mayores secretos y una fuga de información aquí puede tener un gran impacto en tus emociones. Mantén los ojos abiertos y elige. Pueden estar hasta en tu propia familia. 

Lydia Martín

Periodista, comunicadora e inspiradora. Especializada en PNL. Directora de VivirConLosOjosAbiertos

Mira aquí todos los artículos de Lydia Martín

¡Comparte este artículo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *