Emociones y autoconocimiento, Las emociones hablan

Estos son los tres estados de la soltería

Descubre los tres estados de la soltería

Son muchos los factores que influyen en el hecho de estar solteros y detectarlos es el primer paso para trabajarlos y poder salir de esta situación si así se desea

Hay muchas personas que están solteras: algunas son tremendamente felices con este estado civil, sin embargo, muchas otras se preguntan a menudo ese “por qué estoy soltero/a”

Hay varios factores que influyen y en este artículo vamos a focalizarnos en los tres estados que existen de soltería, teniendo en cuenta que el camino natural es el de no estar solos, sino formar una familia sana.

Anestesiados

Este estado es bastante frecuente hoy en día, debido al ritmo frenético de la vida diaria, las múltiples opciones para distraernos o evadirnos de la realidad y el acceso a distintas fuentes para satisfacer el deseo sexual. Todo esto contribuye a que muchas personas solteras estén anestesiadas.

Aquí entraría sobre todo la persona que está totalmente volcada en su trabajo, que esté enganchada a videojuegos o cualquier actividad que lo mantenga “fuera” de la realidad que vive y le ayuda a no pensar ni darse cuenta de que está soltera.

También están los solteros que dicen ser felices así y no desear pareja pero la realidad es que muchas veces más que una elección, nos encontramos ante el desistimiento del deseo inicial tras varios intentos frustrados y fracasos en lograr tener una pareja.

Impasse

En este estado la persona suele encontrar pareja y esta pareja le dura un tiempo prudencial tras el cual no avanza la relación y se regresa al estado de soltería. Suele suceder que la persona logra engancharse a una relación pero por distintos motivos (económicos, dependencia emocional de los padres, etc.) y no avanza hacia la formalización de la nueva familia.

Hipersexualizado

Ya sea por que la sexualidad sea con uno mismo o buscada en otros, o por la ausencia total de deseo sexual, el foco o la energía vital de la persona está bloqueada en uno de los extremos. La persona puede entonces centrarse en satisfacer solo el deseo o pulsión sexual, viendo a las demás personas solo como objetos para lograr satisfacer ese deseo, por lo que no permiten contacto continuado, ni la intimidad y confianza necesaria para llegar a la etapa de pareja.

Los que se encuentran en el otro extremo, por el contrario, tienen el deseo sexual y esa pulsión de vida totalmente apagada, perdiendo esa fuerza o motivación de querer encontrar pareja y formar una familia.

Una vez tenemos claro en qué estado estamos, podemos avanzar para salir del mismo. Normalmente la mayoría de las personas se pregunta por qué está en este estado de soltería. La respuesta corta y rápida es que se está así por miedo, para evitar sufrir; pero no sería justo reducirlo solo a eso cuando hay factores que están influyendo y que muy pocos detectan como: dependencia emocional de los padres, aspectos económicos, “hijos-rey”, etc.

Seguiremos hablando más delante de estos factores.

Sabina Serrano Pelegrín

Psicóloga especializada en primeras heridas emocionales

Mira aquí todos los artículos de Sabina Serrano

¡Comparte este artículo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.